martes, 5 de enero de 2016

Irán vs. Arabia Saudi: ¿Hacia arriba el precio del crudo?

 
 
Urgente24.com  |5/01/2016 Compartir Urgente24 twitter facebook rss urgente24.com google plus
 
 
 
Alerta | GLOBAL
Opine | Enviar a un amigo Ir a Urgente24

Irán vs. Arabia Saudi: ¿Hacia arriba el precio del crudo?

La creciente ruptura entre Arabia Saudita e Irán está amenazando los esfuerzos de Estados Unidos para que termine la guerra civil de Siria y detener a ISIS en el Medio Oriente. Riad no debería ir a una confrontación con Irán, porque terminaría destrozado, cree Yevgueni Satanovski, director del Instituto de Oriente Medio, con sede en Moscú.

Ayatolá Ali Jamenei y el presidente H. Rohani: el poder en Irán.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). A no engañarse: el eje del problema es el precio del crudo, que Arabia Saudita ha enviado para abajo sabiendo que perjudicaba, por ejemplo, la economía de Irán. Y el conflicto le conviene a Irán porque llevará hacia arriba el precio del crudo. También le conviene a Rusia, un aliado de Iráj, y a otros economías petroleras.
 
La animosidad entre los poderes sunitas (Arabia Saudita) y chiítas (Irán) que desde hace mucho se han mostrado recelosos disminuye las probabilidades de que trabajen juntos para ponerle fin a la violencia siria en la que ISIS ha prosperado; asimismo, aumenta las probabilidades de que haya más inestabilidad regional, dijeron a CNNMoney varios exfuncionarios de USA.
 
Mientras Arabia Saudita e Irán han participado en guerras de poder a lo largo de Oriente Medio durante años, la ejecución en Riad de un prominente clérigo chiíta y las recriminaciones iraníes han llevado las tensiones a un nuevo punto débil.
 
Manifestantes iraníes irrumpieron en la embajada saudita en Teherán luego de la ejecución el sábado 02/01 del jeque Nimr Baqr al-Nimr, un prominente crítico del gobierno saudí.
 
Riad respondió al cortar relaciones con Irán, lo que incluyó los vuelos hacia y desde el país, y varias naciones lideradas por sunitas siguieron su ejemplo.
 
Fue solo unas cuantas semanas atrás, luego de meses de intentos, que USA logró que los ministros del Exterior de Arabia Saudita e Irán se sentaran en la misma mesa con USA y otros países para tratar de discutir un plan para terminar con la sangrienta guerra civil en Siria.
 
Irán ha sido desde hace mucho tiempo un partidario del presidente sirio Bachar Al Asad, mientras Arabia Saudita le ha proporcionado asistencia financiera y armas a las divisiones rebeldes que luchan contra Assad.
 
"Los 2 países clave que tuvieron que hacer concesiones en la mesa de negociaciones fueron Arabia Saudita e Irán", dijo a CNN Nicholas Burns, exfuncionario del Departamento de Estado. "Simplemente se ha vuelto más difícil".
 
El lunes 04/01, el secretario de Estado, John Kerry, contactó a los ministros del Exterior de Arabia Saudita e Irán para calmar las tensiones, ya que temen que un enfrentamiento entre los dos poderes podría hacer que los esfuerzos de Estados Unidos por traer la paz a Siria se vengan abajo.
 
Y USA, repetidamente, hizo llamados a la calma en declaraciones públicas.
 
Mientras tanto, el vocero del Departamento de Estado, John Kirby, instó a que hubiera un compromiso para llegar a "una solución pacífica para estos problemas, que sea diplomática y sin violencia".
 
Pero un exdiplomático de USA dijo que ese objetivo podría ser difícil de alcanzar, y que no solo era en Siria donde la situación podría deteriorarse.
 
"Esto podría llegar a ser algo que exacerbe más a la región", según Robert Jordan, exembajador de USA en Arabia Saudita.
 
Ahora que Irán y Arabia Saudita se encuentran en lados opuestos de los conflictos en Iraq, Yemen, Líbano y otras partes —al igual que en Siria— existen suficientes oportunidades para que surjan confrontaciones adicionales.
 
Cualquiera colisión directa podría poner en riesgo el acuerdo liderado por USA para frenar las capacidades nucleares de Teherán si se considera que USA y Occidente se están poniendo del lado de Arabia Saudita, un aliado cercano de Washington.
 
Y luego está la continua campaña militar liderada por USA en contra de ISIS dentro de Iraq y Siria, lo cual probablemente requiere la participación de tanto Irán como Arabia Saudita para apresurar la derrota del grupo terrorista... ahora, ambas partes no querrán cooperar.
 
"Podría crear mayores vacíos", dijo Jordan respecto a la situación actual entre los dos países. "Podría crear una mayor dificultad en encontrar cualquier tipo de fuerzas moderadas para entrenar y ayudar en el proceso de luchar contra ISIS tanto en Siria como en Iraq. Creo que tenemos un riesgo real aquí que podría desestabilizar los esfuerzos a ese respecto".
 
Y esa desestabilización podría extenderse mucho más allá de Siria e Iraq.
 
"Si no dialogan, si pelean por medio de representantes en lugares como Siria y Yemen —y lo están haciendo— eso significa que en el transcurso de varios meses, deberíamos esperar más violencia, más muertos, más refugiados provenientes de Siria", dijo Burns.
 
Cuidado con Irán
 
Desencadenando el conflicto con Irán, "Arabia Saudita hizo su elección. Una confrontación directa con Irán equivale a la muerte de Arabia Saudita. Si el país decide poner en riesgo su existencia, es su problema", explicó Yevgueni Satanovski, director del Instituto de Oriente Medio, con sede en Moscú, a la cadena rusa Lifenews.
 
"Si Teherán y Riad se enfrentan directamente, Arabia Saudita desaparecerá bastante rápido. Aunque es un país rico, Irán es un contrincante serio", dijo Satanovski.
 
Además, el experto está convencido de que en caso de un conflicto abierto, a Teherán se le unirían bastantes aliados de la región, mientras que Riad esperaría recibir la ayuda de USA, algo que, posiblemente, no ocurrirá. "Riad no entiende que la simpatía de USA hacia el país es algo imaginario", sentenció Satanovski.
 
Mientras tanto, otros expertos también se pronuncian sobre la posibilidad de una guerra. Así, según el periódico francés 'Le Monde', Irán y Arabia Saudita "inexorablemente se están acercando al precipicio de la guerra".  
 
"Si hay alguna esperanza de solución a la guerra civil en Siria, es esencial reconciliar a Riad y Teherán", suscribe 'Financial Times'. El presidente estadounidense Barack Obama tiene la oportunidad de contribuir a que ambas partes entablen un diálogo. De acuerdo con el periódico, en realidad muchos líderes iraníes quieren salir del aislamiento, mientras que los sauditas necesitan el apoyo de USA.
 
No obstante, si el diálogo se produce, lo primero que debería hacer Washington es hablar de manera firme con sauditas e iraníes. Ahora es un momento para la razón y la contención, y no para la temeridad.
 
Las diferencias
 
En medio de las tensiones por la ejecución de un prominente clérigo chiita, Arabia Saudita rompió sus relaciones diplomáticas con Irán.
 
El anuncio de Arabia llegó después de que Irán hubiera amenazado a este país con una "venganza divina" y de que manifestantes enfurecidos atacaran la embajada saudita en Teherán.
 
¿Por qué hay tanta rivalidad entre Irán y Arabia Saudita? BBC Mundo identifica 7 razones detrás de la animadversión.
 
1. Religión
 
Probablemente el factor más significativo detrás de la rivalidad entre Irán y Arabia Saudita es que ambos países se ven a sí mismos como los adalides de dos diferentes versiones del islam.
 
La batalla de Karbala –en la que perdió la vida Hussein, el último nieto de Mahoma– es considerada por muchos como el momento de la división entre sunitas y chiitas, en el siglo VII de nuestra era.
 
Efectivamente, el Islam está dividido en dos grandes ramas: sunitas y chiitas. La fragmentación se produjo luego de la muerte del profeta Mahoma y la consiguiente pugna por el derecho a liderar a los musulmanes.
 
En el territorio saudita se encuentran dos de los sitios más sagrados del Islam, La Meca y Medina, lo que les permite reivindicar cierto liderazgo entre los sunitas, la corriente mayoritaria y más conservadora del islam.
 
Irán alberga la mayor población de chiitas y, desde la revolución de 1979, es también el líder indiscutible de esa comunidad a nivel mundial.
 
2. Geopolítica
 
Irán y Arabia Saudita son los países más influyentes de la región y tienen las fuerzas armadas más poderosas.
 
Los dos compiten por influir en sus vecinos y hay grandes sospechas de que Irán pueda influir en la minoría chiita de Arabia Saudita, así como en las comunidades chiitas de Bahréin, Irak, Siria y Líbano.
 
El programa nuclear de Irán y la posibilidad de que un día cree armas nucleares también alarma a sus vecinos, en particular a Riad.
 
3. Ideología política
 
Arabia Saudita está gobernada por una monarquía que practica un islam conservador.
 
En cambio, Irán practica una variante más revolucionaria de la fe musulmana y el líder de la revolución iraní de 1979, el ayatolá Jomeini, consideraba que la monarquía en sí misma no era islámica.
 
Las relaciones entre Arabia Saudita e Irán empeoraron luego de la revolución islámica de 1979, liderada por el ayatolá Jomeini.
 
La agenda islámica chiita radical lanzada en la revolución de 1979 fue percibida como una provocación a los regímenes sunitas, particularmente en los países del golfo Pérsico, y hay profundas sospechas en el mundo árabe de que Irán quiera exportar su revolución a los países vecinos.
 
Irán ha dado un fuerte apoyo a la causa palestina contra Israel y ha acusado a los estados sunitas, como Arabia Saudita, de ignorar los problemas palestinos y de representar los intereses occidentales.
 
Históricamente, Arabia Saudita ha tenido relaciones cercanas con los países de Occidente, que la proveen con miles de millones de dólares en armas.
 
Desde 1979, las relaciones de Irán con Occidente han sido extremadamente tensas y Occidente ha impuesto años de sanciones económicas a Irán por la supuesta carrera de Teherán por tener armas nucleares.
 
4. Siria
 
Irán, como Rusia, es un gran aliado del presidente de Siria, Bashar al Asad.
 
Unos militares iraníes llevan retratos del brigadier general iraní Hossein Hamedani, asesinado en el conflicto de Siria.
 
Se piensa que el apoyo militar de Irán y sus aliados libaneses de Hizbolá ha sido crucial para mantener a Al Asad en el poder.
 
Arabia Saudita es un patrocinador clave y financista de los grupos rebeldes sunitas, opuestos al gobierno de Al Asad.
 
El gobierno de Riad dio una conferencia llamada a unificar a los distintos grupos rebeldes opuestos a este régimen.
 
5. Irak
 
Arabia Saudita y los otros países del Golfo apoyaron a Sadam Husein durante la guerra entre Irán e Irak entre 1980 y 1988, y sufrieron ataques de Irán en su flota marina.
 
Las relaciones diplomáticas de Irán y Arabia Saudita fueron suspendidas por tres años después de la guerra.
 
Desde la caída de Sadam Husein, la minoría chiita se ha vuelto cada vez más poderosa.
 
Desde la caída de Sadam Husein, la mayoría chiita en Irak ha dirigido el gobierno del país y ha mantenido relaciones muy cercanas con Teherán.
 
Esto ha extendido la influencia iraní hasta las mismas fronteras de Arabia Saudita y ha creado la llamada "media luna chiita", que une a Irán, Irak, Siria y Líbano.
 
Bagdad ha acusado a Arabia Saudita de apoyar a los grupos sunitas radicales y de fomentar la violencia sectaria en Irak.
 
6. Yemen
 
Arabia Saudita comparte la península Arábiga con Yemen, país en el que vive una significativa minoría chiita, los hutíes.
 
Los hutíes se rebelaron y tomaron partes de Yemen, incluyendo la capital Saná, y en 2015 obligaron a exiliarse al gobierno que contaba con el apoyo de Arabia Saudita.
 
Los países árabes del Golfo han acusado a Irán de apoyar financiera y militarmente a los hutíes, aunque Irán lo ha negado.
 
La injerencia de Irán en el "patio trasero" saudita en un gran motivo de preocupación en Riad y una coalición liderada por Arabia Saudita ha venido combatiendo a los rebeldes.
 
7. Petróleo
 
El petróleo es importante para ambos países –Arabia Saudita es el mayor productor y exportador del mundo– pero tienen diferentes puntos de vista sobre cuánto debe producirse y a qué precio debe venderse.
 
Arabia Saudita es el mayor productor y exportador de petróleo del mundo.
 
Arabia Saudita es un país relativamente rico y tiene una población más pequeña que la de Irán.
 
En este sentido, Arabia ha dicho que a corto plazo puede tolerar los precios bajos del petróleo.
 
Irán soporta una mayor presión por recibir ingresos y preferiría un mayor precio por barril.
 
Habiendo sido excluidos del mercado mundial de petróleo por años debido a las sanciones, un mejor precio daría un gran alivio a la complicada economía iraní.
Pero los analistas estiman que se están produciendo entre 0,5 y 2 millones de barriles de petróleo más de los que se necesitan.
 
Irán necesitaría que los países corten su producción para que los precios suban, pero Arabia Saudita no estaría dispuesta a hacer esto.
Opine en la Web Ir a Urgente24
  Compartir Urgente24 twitter facebook rss urgente24.com google plus
Enviar mi opinion por email | Consultas y contacto aquí
Modificar mis datos aquí | Cancelar suscripción a esta alerta. | Baja Definitiva
Este mensaje y la lista de suscriptores a quienes es enviado cumple con lo establecido en la la Ley Nº 25.326 Art. 27 Inc. 3 (Ley de "Habeas Data") de la República Argentina.
Copyright 2013 Urgente 24 | Todos los derechos reservados.

No hay comentarios: