martes, 22 de diciembre de 2015

El miércoles 23/12, Rajoy juega la carta socialista

 
 
Urgente24.com  |22/12/2015 Compartir Urgente24 twitter facebook rss urgente24.com google plus
 
 
 
Alerta | GLOBAL
Opine | Enviar a un amigo Ir a Urgente24

El miércoles 23/12, Rajoy juega la carta socialista

El presidente del Gobierno español en funciones, Mariano Rajoy, y el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, se reunirán el miércoles 23/12 en el Palacio de la Moncloa, a las 12:00. Este encuentro se produce tan solo 3 días después de las elecciones generales del 20/12, donde el PP quedó lejos de la mayoría absoluta, por lo que necesita llegar a acuerdos si aspira a formar gobierno. La misma noche electoral, el propio Rajoy dijo que intentaría buscar acuerdos para formar un Gobierno estable. Lo que sí está claro es que Rajoy va a liderar las conversaciones con el resto de fuerzas políticas para formar un Gobierno estable. Sin intermediarios. Ni siquiera para los primeros contactos. El PSOE obtuvo 90 escaños de un Congreso de 350 diputados, el peor resultado de su historia, mientras que los populares de Mariano Rajoy lograron 123, el partido antiausteridad Podemos 69 y el centrista Ciudadanos otros 40.

El propio Presidente será quien intente convencer a Pedro Sánchez de la necesidad de ofrecer certidumbre al país.

El líder del PP ha asumido que el 20-D ha cambiado radicalmente la situación política en España -la manera de funcionar que ha impuesto hasta ahora el bipartidismo- y está “muy preocupado” con la imagen de inestabilidad que se pueda proyectar en el mundo, en los mercados y en Europa una España sin gobierno y sin expectativas de formarlo durante los próximos 2 o 3 meses. Ese es el calendario que inquieta a Mariano Rajoy y en el PP. 
 
El propio Presidente será quien intente convencer a Pedro Sánchez y a Albert Rivera de la necesidad de ofrecer certidumbre al país, sobre todo si se confirma el acuerdo entre Junts pel Sí y la CUP para investir presidente a Artur Mas y continuar con el proceso independentista. El mensaje es que no se trata del PP, ni de Rajoy. Es España.
 
Entre los gestos a los que se ha visto forzado Rajoy, que no estaban en sus planes ni en su programa, está ofrecer a los socialistas la figura del nuevo presidente del Congreso o la modificación del polémico artículo 135 de la Carta Magna para blindar el Estado del bienestar, relacionado con el compromiso europeo de estabilidad presupuestaria.
 
El abierto resultado de las elecciones españolas sitúa a Partido Socialista Obrero Español (PSOE) ante 3 opciones igual de arriesgadas: permitir al Partido Popular gobernar en minoría, armar un complicado gobierno alternativo con Podemos o dejar que el país vuelva a las urnas.
 
En cualquiera de esas opciones se juegan su futuro político los socialistas y sobre todo su líder, Pedro Sánchez, el único candidato que no ha comparecido ante la prensa desde la noche electoral, cuando dijo que quien debía intentar formar gobierno era el PP y que los españoles han votado cambio e izquierda.
 
El presidente del Gobierno en funciones había previsto tomarse un respiro navideño antes de afrontar los primeros contactos personalmente con el líder socialista, Pedro Sánchez, y con el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, para “sondear su disposición” a permitir una futura sesión de investidura de Rajoy. Pero finalmente se entrevistará este miércoles con Sánchez. Este viernes, de entrada, no habrá Consejo de Ministros y a su gabinete le ha dado vacaciones hasta el fin de semana. La semana que viene, posiblemente el martes 29/12, habrá una cita del Consejo de Ministros y Rajoy ya habrá hablado con Sánchez y Rivera para conocer sus intenciones.
 
Pablo Iglesias asegura que no investirá a Rajoy “ni por activa ni por pasiva”, no quiere hablar de pactos pero sí poner sobre la mesa sus líneas rojas. Cinco condiciones “inaplazables” e “innegociables” dirigidas principalmente a Pedro Sánchez. Estas exigencias pasan por la reforma de la ley electoral, el blindaje de los derechos sociales en la Constitución, la prohibición constitucional de las puertas giratorias, la independencia de la justicia y el derecho a decidir.
 
El derecho a decidir es a priori la propuesta que más frontalmente chocaría con los socialistas, aunque como explicó Iglesias "si los señores que mandan en el PSOE y que han hablado no entienden que España es un país diverso y plurinacional están entregando el país a Rajoy". El líder de Podemos quiere que Sánchez se posicione, y no duda en responsabilizarlo tanto de una hipotética entrega del poder al PP como de la repetición de elecciones.
 
"El PSOE está en una situación estratégica más complicada que el PP. ¿Qué hacer, hacia dónde moverse sobre posibles investiduras? Cualquiera que sea la opción que decida, siempre va a encontrar oposición, sobre todo dentro del partido", dijo Carlos Barrera, profesor de Comunicación Electoral en la Universidad de Navarra, a Reuters.
 
"El liderazgo de Pedro Sánchez está todavía por consolidar. Estas elecciones eran una prueba de peso y puede verse en riesgo y discutido", añadió.
 
Una explicación de lo que pasa
 
 
El régimen del 78, con su Constitución y su absurda Ley D’Hondt, se pensó para consolidar la monarquía sobre la base del consenso socialdemócrata, que aseguraría el poder a la izquierda y procuraría la satisfacción de los nacionalistas. 
 
La mitificación de esa Transición, a la que el PP llegó tarde y mal, en plan revanchista, ha sido una triste paradoja: ni uno solo de los pilares del sistema, como la división de poderes, la soberanía nacional, o los derechos individuales, es ahora indiscutible; y, además, el partido de la izquierda se desmorona sin alternativa, y los nacionalistas exigen la independencia. 
 
El entramado institucional, plagado de errores que ahora padecemos, sobrevivió desde 1978 por la fortaleza del PSOE, primero, y luego del PP. Hoy, tras las elecciones del 20D, caídos como nunca los partidos y sus líderes, los defectos del sistema quedan sin protección ni remedio.
 
El PP de Rajoy ha renunciado a la ideología que alumbró al partido, obsesionado por la economía, por las cuentecitas, por juntar contables que pergeñaran un programa económico recaudatorio y de gasto social capaz de equipararse a las ansias socialdemócratas del PSOE y aledaños. Los 'populares' despreciaron la política; pero la política con mayúscula, la de los liberales de verdad, aquella que vigila la garantía de los derechos individuales, la separación de poderes, la soberanía nacional, y la verdadera representación política que favorece la maduración de la sociedad, que es el único motor de progreso. 
 
Pero no. Han preferido profundizar en la “infantilización” de nuestro país, ese que solo quiere mensajes emocionales y un Estado proveedor, casi amamantador. Los dirigentes 'populares' se abrazaron al patriotismo de partido, y prefirieron los vasallos a los buenos profesionales. Liquidaron dentro a todo aquel que sobresalía, que llevaba la contraria al jefe, que abría una vía distinta al mainstream socialdemócrata. Y el PP adoptó la política y el lenguaje del régimen del 78; es decir, más socialdemocracia y más complacencia con los secesionistas. Traicionaron a su electorado de 2011, que confió en ellos para implantar una política madura y nueva que diera protagonismo al individuo, no al Estado. 
 
Y la sociedad les dio una mayoría absoluta que han desperdiciado yendo de derrota en derrota, de las europeas a las autonómicas, municipales y generales. Porque estas últimas, las del 20-D, han sido otra derrota aunque los populares tengan el grupo mayoritario en el Congreso. Ha llegado la  hora, en fin, de que el PP se plantee qué quiere ser y comience un cambio completo, de líderes, programa y estrategia, con más política y menos ingeniería economicista.
 
Ciudadanos ha sido el gran proyecto fracasado. No habrá otra oportunidad. La gran expectativa creada en Cataluña por los batalladores de Arrimadas el 27S se ha desinflado tristemente. La campaña electoral diseñada por Hervías, Páramo y Garicano ha sido un completo desastre. 
 
En Cataluña han perdido 250.000 votos. Este dato es suficiente para demostrar el fracaso; un fracaso que empezó por un mensaje político que convirtió el voto a C’s en algo inútil. ¿Cómo es posible decir que en el Congreso no votará a favor de ningún candidato? Un partido “bisagra”, o de centro, no funciona así en ningún lugar del mundo, en ningún momento de la historia. 
 
A esa inutilidad estratégica han sumado, los Garicano y demás ingenieros economicistas, un programa socialdemócrata los días pares, y liberal los impares. A esta debilidad han añadido la contradicción entre la regeneración que predicaban y su práctica. Ciudadanos ha dado la sensación, y a veces la certidumbre, de que en lugar de primarias han tenido castings y aluvión descontrolado de arribistas. Esa política para llegar como fuera a las elecciones generales ha generado un discurso a veces tan pobre como contradictorio. 
 
¿Cómo encaja el votante la distinta política de Ciudadanos en Madrid y en Andalucía? No hay encaje, pues no hay voto de nuevo para Ciudadanos. Pero el gran fallo ha sido el liderazgo de Albert Rivera. Dejó a un lado a los que le habían encorsetado en el buen conductor del cambio, y se ha dejado llevar por aduladores sin experiencia ni más convicción que el medro personal. 
 
La combinación de soberbia con sobreexposición mediática ha hecho que Rivera perdiera, o no alcanzara, las dotes del líder de éxito, aquellas que definía el politólogo Karl Rove, y no demostró fortaleza, no transmitió confianza –penoso en el debate a cuatro-, ni favoreció la identificación con un proyecto porque sencillamente no había ningún proyecto.
 
Pedro Sánchez, por su lado, ha conseguido peor resultado que Rubalcaba en 2011, que ya es decir. La continuidad zapaterista que adquirió el candidato socialista creyendo que la renovación de la izquierda y el arrinconamiento de la derecha –tanto monta- estaban en adoptar la pose, el lenguaje y parte del discurso del populismo socialista de Podemos, ha sido un completo fracaso. 
 
Sánchez creyó que eso le daba autonomía frente a la oposición interna de Susana Díaz, y se dedicó a purgar el partido donde pudo, como en Madrid, y a dar el poder municipal y autonómico a los de Podemos, que les desprecian. Era la obsesión por “un mapa rojo” para presentar la fortaleza de un líder que no creía en sí mismo ni en su proyecto ¿Por qué votar al PSOE, que acepta la culpa de la crisis de la democracia, cuando se puede votar a quienes los mismos socialistas han bendecido como renovadores; esto es, los podemitas? 
 
Sin programa político ni social, los de Sánchez presentaron una equidistancia absurda en la cuestión catalana, con una propuesta federal indefinida que nadie ha querido. A esta falta de atractivo, han unido una campaña electoral tan alta de decibelios –no había oído gritar a nadie tanto desde que no voy al fútbol- como agresiva y etérea.
 
Podemos son los hijos naturales del sistema. Y como ni el PSOE ni el PP tienen idea de historia del pensamiento ni de la vida política de los últimos doscientos años, no calcularon las consecuencias de alimentar a una opción política asentada en el desprecio a la libertad, en la lucha de clases travestida en populismo zafio, en la idolatría del Estado omnipresente y todopoderoso, y en la utopía de la reconstrucción de la comunidad imaginada. 
Pero Podemos no es un partido, es una conjunto de grupúsculos e individualidades, una especie de CUP a nivel nacional, con planes económicos, sociales políticos y hasta geoestratégicos estrafalarios, una opción, en definitiva, con la que va a ser casi imposible pactar, solo ceder. Iglesias es la cabeza de un ejército indisciplinado, sin formación ni experiencia, repleto de ingenuidad y revanchismo, sobre el que es quimérico construir un régimen de consenso. Y lo triste es que son los que han salido reforzados de estas elecciones.
 
Ahora, ante una crisis de la democracia, que no una quiebra, arrastramos los errores del 78: una Ley D’Hondt que desvirtúa el principio de representación, una separación falsa de los poderes, y unas instituciones débiles compuestas por partidos desnortados, liderados por dirigentes que atienden más al patriotismo de partido, a sus mezquinas cuitas internas, que a la gobernabilidad y a salvaguardar la libertad de todos.
Opine en la Web Ir a Urgente24
  Compartir Urgente24 twitter facebook rss urgente24.com google plus
Enviar mi opinion por email | Consultas y contacto aquí
Modificar mis datos aquí | Cancelar suscripción a esta alerta. | Baja Definitiva
Este mensaje y la lista de suscriptores a quienes es enviado cumple con lo establecido en la la Ley Nº 25.326 Art. 27 Inc. 3 (Ley de "Habeas Data") de la República Argentina.
Copyright 2013 Urgente 24 | Todos los derechos reservados.

No hay comentarios: