sábado, 29 de noviembre de 2014

Francisco rezó con el Gran Mufti y se inclinó ante el Patriarca ortodoxo

 
 
Urgente24.com  |29/11/2014 Compartir Urgente24 twitter facebook rss urgente24.com google plus
 
 
 
Alerta | PANORAMA
Opine | Enviar a un amigo Ir a Urgente24

Francisco rezó con el Gran Mufti y se inclinó ante el Patriarca ortodoxo

El papa Francisco rezó en silencio junto al 'gran mufti' Rahmi Yaran, líder en la Mezquita Azul de Estambul, en un gesto de armonía entre religiones en un país que limita con países en conflicto como Siria e Irak. Francisco se quitó los zapatos al ingresar a la enorme mezquita, antes de inclinar su cabeza para orar durante varios minutos, mirando en dirección a la Meca y al lado del Gran Mufti Rahmi Yaran, de Estambul, en lo que el portavoz del Vaticano describió como un "momento conjunto de adoración a Dios en silencio". Un acto similar de su predecesor el papa Benedicto XVI en 2006 generó criticas de católicos conservadores y algunos musulmanes. Pero ocurrió algo más en la visita a Turquía: una oración ecuménica en el Fanar, sede del Patriarcado de Constantinopla, donde Francisco se inclinó ante el patriarca Bartolomé, líder de los católicos ortodoxos.

Francisco y el patriarca Bartolomé, en Estambul. AFP PHOTO / OSSERVATORE ROMANO

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). Visita del papa Francisco a Estambul (Turquía),  para varios gestos proclives al ecumensimo, en un momento geopolítico muy complejo para ese país porque los terroristas del grupo Estado Islámico han tomado el control de partes de las vecinas Siria e Irak, persiguiendo y matando a musulmanes chiíes, cristianos y otros que no comparten su visión radical del Islam suní. Turquía intenta no colisionar con Estado Islámico, luego de haber logrado la liberación de varias decenas de ciudadanos suyos que eran rehenes de los fanáticos.
 
Francisco dijo que combatir el hambre y la pobreza, en lugar de una intervención militar, era clave para detener a los militantes islámicos. Luego: 
 
> en la Mezquita Azul, conocida como la mezquita Sultanahmet, fue inaugurada en 1616 y es la más famosa de Turquía. Su popular nombre hace referencia a los finos azulejos azules de Iznik en su principal salón de oración. El diseño de la Mezquita Azul es la culminación de 2 siglos de evolución de la iglesia bizantina y la mezquita otomana. Mezcla elementos bizantinos de la cercana Hagia Sophia con la arquitectura islámica tradicional, siendo considerada la última gran mezquita del periodo clásico otomano. El arquitecto logró sintetizar las ideas de su maestro, Sinan, en cuanto al impresionante tamaño, la majestuosidad y el esplendor; sin embargo, no logró aplicar su creatividad en el interior.
 
Siguiendo los pasos de su antecesor, Benedicto XVI, quien visitó Turquía en 2006, Francisco rezó junto al gran muftí de Estambul, Rahmi Yaran, con las palmas hacia el cielo durante una oración musulmana dentro de la mezquita del sultán Ahmet del siglo XVII. "Ojalá Dios lo acepte", dijo Yaran al Papa al final de la oración que tuvo como objetivo mostrar respeto por el Islam y fomentar lazos más fuertes entre las 2 religiones.
 
> Francisco visitó después la cercana Iglesia de Santa Sofía, el principal templo bizantino de Constantinopla -actual Estambul- antes de convertirse en mezquita tras la conquista musulmana de la ciudad en 1453. La iglesia de Santa Sofía es ahora un museo, aunque algunos grupos islámicos quieren a volver a convertirla en un centro de oración para su fe.
 
El papa Pablo VI, quien realizó la 1ra. visita papal a Turquía en 1967, se arrodilló para rezar en el interior de Santa Sofía, lo que provocó protestas de turcos que afirmaron que había violado el carácter laico del complejo abovedado. Todos los ojos se volvieron hacia Francisco para ver si él haría lo mismo pero, atento para no herir sensibilidades en Turquía, él evitó orar dentro del edificio.
 
> Francisco visitó al patriarca Bartolomé, jefe de los católicos ortodoxos, la verdadera razón de su visita a Turquía. Las 2 ramas del cristianismo representadas por Bartolomé y Francisco se separaron en 1054 (el Gran Cisma) debido a sus diferencias sobre el poder y el significado del Obispado de Roma. Los 2 jefes espirituales participaron de una liturgia ecuménica y firmaron una declaración conjunta como parte del proceso de reunificación de las iglesias.
 
 
Al final de su discurso, Papa Francisco pidió la bendición del Patriarca Bartolomeo y se inclinó ante él para recibir su bendición. El Patriarca lo bendijo y le besó la cabeza. Es un gesto fuertemente simbólico con el que se cierra la segunda jornada del viaje apostólico. Ya es de noche en Estambul y, en la vigilia de la fiesta de San Andrés, patrón del Patriarcado Ortodoxo, Francisco entra a la Iglesia junto con el hermano Bartolomeo. La oración es un encuentro breve, una probadita de lo que sucederá mañana, cuando el Pontífice participe en la Divina Liturgia ortodoxa celebrada por el Patriarca Ecuménico. Al entrar, el Papa veneró un gran ícono plateado.
 
En su saludo de bienvenida, Bartolomeo definió a Francisco: «portador del amor del Protocorifeo (es decir el apóstol Pedro, ndr) al Primer llamado, su hermano carnal (es decir, el apóstol Andés, ndr.)». El Patriarca recordó las «análogas visitas de sus venerables predecesores», citando a Pablo VI, a Juan Pablo II y a Benedicto XVI. Y habló sobre la «voluntad» de Papa Bergoglio y de la «santísima Iglesia de Roma de proseguir por el fraterno y constante camino con nuestra Iglesia ortodoxa, para el restablecimiento de la plena comunión». La visita del Papa, para Bartolomé, es «un evento histórico y lleno de buenos auspicios para el futuro».
 
El Patriarca, agradeciendo a los católicos por la restitución de las reliquias de Santa Eufemia, citó a San Basilio y a San Juan Crisóstomo. Y añadió: «que estos Padres sagrados, sobre cuya enseñanza fue construida nuestra fe común durante el primer milenio, sean intercesores ante el Señor, para que encontremos nuevamente la plena comunión entre nuestras Iglesias, cumpliendo así su Santa voluntad».
  
«Mientras expreso mi sentido “gracias” por su acogida fraterna –respondió por su parte Francisco–, siento que nuestra alegría es más grande porque la fuente está más allá; no está en nosotros, no en nuestro compromiso y en nuestros esfuerzos, que también deben hacerse, sino en la común confianza en la fidelidad de Dios».
 
Hablando sobre la paz y la alegría «que el mundo no puede dar, pero que el Señor Jesús ha prometido a sus discípulos, y se la ha entregado como Resucitado», Bergoglio indicó: «Andrés y Pedro han escuchado esta promesa, han recibido este don. Eran hermanos de sangre, pero el encuentro con Cristo los ha transformado en hermanos en la fe y en la caridad. Y en esta tarde gozosa, en esta vigilia de oración, quisiera decir sobre todo: hermanos en la esperanza».
Opine en la Web Ir a Urgente24
  Compartir Urgente24 twitter facebook rss urgente24.com google plus
Enviar mi opinion por email | Consultas y contacto aquí
Modificar mis datos aquí | Cancelar suscripción a esta alerta. | Baja Definitiva
Este mensaje y la lista de suscriptores a quienes es enviado cumple con lo establecido en la la Ley Nº 25.326 Art. 27 Inc. 3 (Ley de "Habeas Data") de la República Argentina.
Copyright 2013 Urgente 24 | Todos los derechos reservados.

No hay comentarios: