sábado, 29 de marzo de 2014

Violencia en el fútbol: Al final... 'Pepe' Mujica arrugó

 
 
Urgente24.com  |29/03/2014 Compartir Urgente24 twitter facebook rss urgente24.com google plus
 
 
 
Alerta | FÚTBOL
Opine | Enviar a un amigo Ir a Urgente24

Violencia en el fútbol: Al final... 'Pepe' Mujica arrugó

El presidente uruguayo José Mujica había resuelto el jueves 26/03 quitar la guardia policial del estadio Centenario y del Parque Central. Él lo decidió luego de tener un contacto telefónico con el ministro Eduardo Bonomi. Minutos más tarde, el subsecretario del Interior, Jorge Vázquez, comunicó la medida en vivo en el informativo central de Subrayado y pronto se desató una catarata de dimes y diretes. El mensaje inicial del gobierno fue contundente. "Algo van a tener que hacer (los dirigentes de fútbol), o se van a terminar quedando sin deporte", advirtió Vázquez. "Estoy dispuesto a parar el fútbol si es necesario", dijo Mujica al diario La República, de Montevideo. Sin embargo, en menos de 24 horas, Mujica revisó su medida y relativizó su contundencia. Si Mujica hubiese jugado aquel día en el Maracaná... Uruguay no salía campeón del mundo. Le faltaría actitud y audacia.

Que 'Pepe' Mujica se dedique a la guitarra eléctrica...

Después de reunirse en la tarde del viernes 28/03 con los presidentes de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF), Sebastián Bauzá, de Nacional, Eduardo Ache, y de Peñarol, Juan Pedro Damiani, el presidente uruguayo José Mujica resolvió que habrá guardia policial en el estadio Centenario y el Parque Central. Los policías custodiarán a los árbitros y a los funcionarios de recaudación. Habrá policías, además, afuera del estadio. Pero no habrá efectivos en las tribunas.
 
El secretario de la Presidencia, Homero Guerrero, explicó en conferencia de prensa que “el fútbol no se detiene” y que “el presidente  (Mujica) no tiene potestades para detener el fútbol”.
 
En definitiva, Mujica resolvió dejar sin efecto el plan adoptado en noviembre y volver al viejo paradigma, que marca que la seguridad en los estadios es responsabilidad de los organizadores del espectáculo. Volvió, en definitiva, al limbo instaurado desde 2008 en el fútbol uruguayo: nadie se hace cargo de la seguridad en las tribunas. El gobierno dice que le corresponde a la AUF y al club locatario, y la AUF y los clubes dicen que no les compete a ellos sino al Estado.
 
Después de que Guerrero anunciara las nuevas medidas en conferencia de prensa acompañado por el prosecretario de la Presidencia, Diego Cánepa, y por Baúza, Damiani y Ache, los presidentes de los clubes dejaron en claro su disconformidad con la disposición presidencial. 
 
Agobiados por las preguntas de los periodistas, Cánepa y Guerrero resolvieron terminar la conferencia de prensa y salieron de la sala. Quedaron entonces la prensa, Ache y Damiani. El supuesto compromiso asumido para cooperar con el gobierno en la seguridad de las tribunas se desmoronó tras la segunda pregunta de los periodistas. Damiani respondió: “Ni Peñarol ni nadie se hace cargo de la seguridad en las tribunas”. Ache: “La función de seguridad es indelegable en un Estado de derecho”. 
 
En su audición radial de los viernes, Mujica dijo que “es hora de no lavarse las manos y empezar a ponerlas en práctica”. En este caso, las respuestas indican que el gobierno y los clubes tomaron la decisión opuesta.
 
Guerrero anunció que la decisión es “temporaria”, que regirá “este fin de semana”, y que la semana próxima habrá una nueva reunión para resolver qué política en seguridad se aplicará. También explicó que se trata de “una medida política”, tomada por el presidente, “una señal” para los clubes.
 
Los antecedentes
 
Ache y Damiani dejaron en claro que esta medida está lejos de ser la solución al problema. Pero, mientras, la pelota seguirá rodando. Peñarol jugará mañana contra Miramar Misiones en Centenario, sin policías en las tribunas.
 
Los antecedentes no son alentadores. El último partido sin policías en la tribuna Ámsterdam terminó con enfrentamientos entre hinchas. El árbitro del encuentro debió parar el partido para evitar que continuaran los líos. La televisión transmitió en directo cómo un grupo de hinchas de Peñarol agredía a patadas a los guardias de seguridad contratados por el club que intentaban impedir que pasaran a otra tribuna. La televisión mostró cómo la Policía se aprontaba para ingresar al estadio, algo que finalmente no hizo para evitar males mayores. La Policía explicó que si entra en esas circunstancias, los violentos se mezclan con los hinchas y el garrote, en medio de la lluvia de butacas y de los escalones, no distingue entre unos y otros. Eso sucedió el 24 de noviembre del año pasado.
 
Aquel lío comenzó cuando un grupo de barras bravas de Nacional desplegó en la tribuna Colombes una bandera aurinegra, como trofeo de guerra, en homenaje a Rodrigo Aguirre, un hincha de Peñarol asesinado en 2011 por un grupo de barras de Nacional. 
 
Una semana después de aquel lío en la tribuna Ámsterdam, el gobierno marcó la cancha. El 29 de noviembre, Bonomi anunció en conferencia de prensa que los clubes no tenían capacidad de encargarse de la seguridad en los estadios y que, por eso, la Policía, después de cuatro años, volvería a las tribunas. Empezaba a regir “un nuevo modelo”, anunciaron. “Recibimos nuevas directivas. No se necesitará orden extra para entrar en la fase de represión”, anunció Robert Yroa, director de la Guardia Republicana.
 
Pero en el primer clásico del verano, los líos no se repitieron en la tribuna, sino dentro del campo de juego. Cinco futbolistas de Nacional y cuatro de Peñarol fueron procesados sin prisión por riña. Nada cambió. La violencia, como la pelota, siguió rodando.
 
Luego, hubo enfrentamientos violentos en los partidos en que Nacional enfrentó a Cerro y a Danubio en el Parque Central. 
 
Por este último caso, la AUF sancionó a Nacional, quitándole la posibilidad de jugar como locatario en su estadio.
 
 
El director Nacional de Policía, Julio Guarteche, dijo ayer a El País que no podía dar detalles sobre la investigación para no develar la estrategia que se lleva a cabo, pero explicó que Inteligencia se encarga de todos los operativos vinculados al fútbol, incluso el que involucró solo a jugadores, y que eso evidencia la gravedad con la que se observa el tema.
 
El jerarca planteó este tema al participar ayer de la reunión en Torre Ejecutiva por la crisis de seguridad en el fútbol y tras la medida del presidente José Mujica de quitar los efectivos de las tribunas del Centenario y del Parque Central.
 
Además del primer mandatario, en el encuentro estuvieron el secretario de Presidencia, Homero Guerrero, el prosecretario Diego Cánepa, el presidente de la AUF, Sebastián Bauzá, y los presidentes de Nacional y Peñarol, Eduardo Ache y Juan Pedro Damiani.
 
"Inteligencia se está encargando de esto (la investigación sobre las barras), y eso da la pauta de cuál es la importancia que le estamos dando al tema y del cariz que le otorgamos. Inteligencia puede encargarse de investigar cosas más profundas y está en todos los procedimientos del fútbol, incluso en el caso de los jugadores (la trifulca del último clásico)", dijo Guarteche.
 
Por su parte, Damiani afirmó en rueda de prensa que el director de la Policía les había comunicado que detrás de los hechos de violencia en los que participan las parcialidades "hay una acción criminal, no de hinchas, sino de delincuentes pesados que se quieren apropiar también del fútbol".
 
"Nos dijo Guarteche que es un tema para Crimen Organizado, que detrás del fútbol hay bandas delictivas que se disfrazan de hinchas para cometer todo tipo de vandalismo, y que la Policía va a ser inflexible y van a ir claramente a desarticular toda esta situación", contó Damiani.
 
Fuentes consultadas por El País señalaron que los delincuentes utilizan a las hinchadas y el fútbol como cobertura para sus actividades ilícitas. Como ejemplo del vínculo de las barras con delincuentes de peso, las fuentes recordaron que la Policía detuvo recientemente en un ómnibus con hinchas de Peñarol que volvían de un partido en Argentina, a un hombre requerido por homicidio, que había fugado al vecino país con documentos falsos.
 
Según afirmó el director de la Policía en el encuentro de ayer, la tecnología que se acordó utilizar en las canchas le permitirá a las fuerzas de seguridad "actuar más fehacientemente y determinar quién puede entrar al estadio". Entre otras cosas, se acordó utilizar detectores de huellas digitales.
 
Otros participantes del encuentro señalaron a El País que autoridades policiales expresaron que detectaron venta de drogas dentro de las tribunas.
 
Inteligencia Policial ya tiene fichados a unos 400 hinchas considerados problemáticos, la mayoría de ellos de Nacional y Peñarol.
 
Identificación
 
Tras el fracaso de innumerables anuncios para mejorar la seguridad en el fútbol, el gobierno dio marcha atrás y otra vez sacó la Policía de las tribunas.
 
El presidente Mujica dijo a los clubes que deben cumplir dos deberes: encargarse de la seguridad interna de los partidos que se jueguen en el Estadio Centenario y el Parque Central y aprobar un código disciplinario de FIFA que establece la quita de puntos para aquellos equipos cuyas hinchadas generen disturbios, aunque comenzará a regir a partir de la segunda mitad del año, cuando comience el Torneo Apertura.
 
El gobierno se comprometió a elaborar un marco legal que permita que los clubes puedan aplicar el derecho de admisión a los hinchas violentos identificados por la Policía.
 
En la reunión, que duró dos horas y se realizó en la Torre Ejecutiva, los clubes manifestaron su disposición a aprobar la quita de puntos pero pusieron reparos en afrontar los costos de la seguridad privada.
 
El gobierno advirtió que la Policía se limitará a realizar una "seguridad mínima" dentro de los estadios para los jueces y el personal de recaudación. La Policía sí brindará seguridad en las afueras del Estadio Centenario y el Parque Central durante los partidos. "La seguridad interna de los partidos es responsabilidad de la Asociación Uruguaya de Fútbol y de los clubes como lo señaló el presidente ayer (jueves 27)", dijo Guerrero.
 
La medida del gobierno solo afectará el partido que mañana jugará Peñarol con Miramar Misiones. Las tribunas quedarán liberadas ya que Peñarol no confirmó la presencia de seguridad privada en las mismas.
 
El partido de hoy entre Liverpool-Nacional en el estadio Luis Franzini contará con seguridad interna. Lo mismo ocurrirá con los otros encuentros.
 
El gobierno entiende que la seguridad de los partidos demanda al Ministerio del Interior miles de horas hombres, reuniones previas y coordinaciones en detrimento de la seguridad pública. "Necesitamos prevenir más situaciones de violencia y evitar alguna de desgracia que eventualmente puede haber y nadie quiere", dijo Guerrero en alusión a que en cualquier momento podría haber otro muerto en el fútbol.
 
Los clubes entienden que la medida es transitoria.
 
La ironía de Diego Cánepa
 
"Es como si fuera una crisis de gobierno. Parece joda", dijo ayer el prosecretario de la Presidencia de la República, Diego Cánepa, al presidente de Peñarol, Juan Pedro Damiani, tras observar el enjambre de periodistas en la sala de Prensa de la Presidencia. El titular aurinegro levantó la mirada hacia los periodistas y esbozó una sonrisa.
 
Cánepa insistió. "Parece joda", dijo. No llegó a escuchar lo que le iba a decir Damiani. Los interrumpió el locutor que dio inicio a la conferencia. En el salón se encontraban periodistas de los canales de televisión, una decena de reporteros de programas radiales deportivos e informativos y cronistas de medios de comunicación escritos."
 
3 medidas
 
El gobierno considera que las señales que los clubes dieron para frenar esta ola de violencia han sido débiles. 
 
1. Se resisten a aprobar el Código de Faltas de la FIFA, que aplica sanciones deportivas y económicas a las instituciones cuyos hinchas provocan incidentes. La posible quita de puntos y el pago de multas son el karma de todas las instituciones deportivas que tienen hinchas violentos. Por esa razón, los clubes no llegaron al quórum en la sesión de la AUF en que se iba a aprobar este código de faltas.
 
En la misma conferencia de prensa, Bauzá anunció que la semana próxima los clubes aprobarán el Código de Faltas de FIFA, que comenzará a regir a partir del próximo torneo.
 
2. Colocar cámaras de seguridad con tecnología avanzada para poder identificar a los hinchas violentos. Estas imágenes permitirían definir una lista de barras violentos. “Con esa lista nosotros tenemos muchas más pruebas para llevar a la Justicia, y el Ministerio del Interior tendrá un listado de personas que recomendará a los clubes no dejarlas entrar a los espectáculos deportivos”, explicó Guerrero. 
 
3. “Estudiar un marco normativo para aplicar el derecho de admisión”, agregó Guerrero. 
 
Las 3 medidas no se aplicarán en este campeonato. Son a mediano o largo plazo. De hecho, hace varios años que el gobierno y los clubes están estudiando ejecutar estas propuestas.
 
Lo único realmente nuevo es que, en contraposición a lo anunciado hace 4 meses, no habrá policías en las tribunas del estadio Centenario y el Parque Central.
 
En la próxima fecha, Defensor Sporting enfrenta a Nacional en el Parque Central. El presidente de Defensor, Daniel Jablonka, anunció anoche en Sport 890 que su equipo no jugará si no hay policías en las tribunas. A su vez, en menos de un mes, el 21 de abril, se jugará un nuevo clásico. 
 
Por ahora, las condiciones son estas. Guerrero informó que, en caso de que repita un episodio como el del último clásico oficial, solo Mujica puede dar la orden de que la Policía regrese a las tribunas.
 
Opine en la Web Ir a Urgente24
  Compartir Urgente24 twitter facebook rss urgente24.com google plus
Enviar mi opinion por email | Consultas y contacto aquí
Modificar mis datos aquí | Cancelar suscripción a esta alerta. | Baja Definitiva
Este mensaje y la lista de suscriptores a quienes es enviado cumple con lo establecido en la la Ley Nº 25.326 Art. 27 Inc. 3 (Ley de "Habeas Data") de la República Argentina.
Copyright 2013 Urgente 24 | Todos los derechos reservados.

No hay comentarios: