jueves, 25 de abril de 2013

Inversión en talento: Empezó con Klinsmann, sigue con Löw y Kloop

 
 
Urgente24.com  |25/04/2013 Compartir Urgente24 twitter facebook
 
 
 
Alerta | FÚTBOL
Opine Ir a Urgente24

Inversión en talento: Empezó con Klinsmann, sigue con Löw y Kloop

Kloop y Heynckes, entrenadores del Dortmund y el Bayern Munic, respectivamente.

por FABIO MARIO TALARICO
 
 
CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) No hay ninguna duda de que el fútbol alemán parte siempre en el grupo de  favoritos en cualquier competición que afronte. Desde que en 1954 se proclamara campeona del mundo contra pronóstico ante una extraordinaria selección húngara los alemanes no han hecho más que coleccionar finales y títulos tanto en europeos como en mundiales. 
 
Son los estadios una de las muestras de cómo ha evolucionado el fútbol allá. Todos los estadios de Alemania (salvo precisamente el Westfalen) tenían pista de atletismo. Y aunque por supuesto hay que tener en cuenta que desde entonces se ha disputado allí un mundial, es impresionante cómo esas incómodas y antifutboleras pistas de tartán, como parte de las decenas de remodelaciones llevadas a cabo, han desaparecido. Y lo han hecho tanto de los estadios que fueron mundialistas como de los que no, lo que da idea de que la fuerte inversión no sólo se ha debido a la disputa de la Copa del Mundo.
 
Resulta en cambio curioso que el tradicional estilo rudo y combativo de la Maanschaft haya dejado paso en la última década a un fútbol en el que se combina la calidad técnica con la eficacia y, por qué no reconocerlo, la espectacularidad. Lo del Dortmunt ayer ha sido impresionante en este sentido. 
 
Cuando en el verano de 2004 los germanos eran apeados en la fase de grupos de la Eurocopa de Portugal sin sumar ni una sola victoria el único brote verde (como diría algún político) parecía un joven recién llegado a la Maanschaft llamado Bastian Schweinsteiger y que tuvo unos minutos como interior derecho. 
 
El resto del seleccionado que comandaba en aquella época Rudi Völler solo ofrecía mediocridad, rudeza, fortaleza física. Llegó entonces el antiguo compañero de delantera de Völler, Jurgen Klinsmann, que inició una era que llega hasta nuestros días y que se caracteriza por una transformación lenta pero absolutamente imparable hacia un fútbol moderno, lejos ya del que podríamos llamar “hai que roelo” alemán.
 
Con la llegada del mundial 2006 Klinsmann comenzó a utilizar el 4-5-1 que después Löw mantendría y que hoy ya casi es más un 4-1-4-1, que bien se puede transformar en 4-2-3-1.
 
Pero la transformación llega a muchos más ámbitos y está también dentro del césped. A finales de los 90, en Alemania prácticamente sólo contaba el físico para jugar al fútbol. La calidad técnica escaseaba de forma alarmante, y la revolución táctica iniciada por los holandeses en los 70 y culminada por los italianos en los 80 y 90 por allí no había pasado. 
 
Tácticamente el fútbol alemán consistía (a grandes rasgos) en que 2 (ó más) defensas centrales marcaban al hombre, con un líbero (figura clave en Alemania) por detrás, marcas que muchas veces se acompañaban por otras en el centro del campo. 
 
Así que mientras en casi todo el mundo civilizado triunfaba la zona que Sacchi había terminado de consagrar años antes, en Alemania, en puertas del siglo XXI, se seguía con el modelo más setentoso y ochentoso de marcar al hombre casi por todo el campo, e incluso aquel Borussia Dortmund campeón con el que hemos arrancado este relato lo hacía.
 
La evolución, desde luego, ha sido tardía (la que más en el fútbol de primer nivel), pero visto lo visto esta semana en dos equipos llenos de alemanes y entrenados por alemanes, ha sido exponencial.
 
Otro elemento fundamental: la inversión en talento. Volvemos a situarnos a finales del siglo pasado para entender el cambio. Decía antes que el talento escaseaba en la época, y lo peor estaba por llegar. Algunos de los mejores futbolistas de Alemania en aquel momento jugaban en el Dortmund, precisamente (no ganó la Champions por casualidad).  Pero eran Andreas Möller (30 años), y Mathias Sammer (30 años). 
 
En la selección que fue al Mundial 98 estuvo Thomas Hässler (32) e incluso Lothar Matthäus (37) como futbolistas más talentosos. Un solar que a corto plazo no iba a mejorar, porque basta recordar que la selección alemana que disputó el mundial 2002, y que increíblemente jugó la final (¡¡cómo compiten los alemanes!!), tenía a Jeremies, Ramelow, Hamann, Frings, Ballack y Berd Schneider como grandes exponentes del centro del campo.
 
Especialista futbolísticos de Europa también se preguantan: ¿Qué ha pasado entonces? Desde luego algo más que la remodelación de los estadios, que no es poco, porque son los mejores del mundo. La globalización llevó también la evolución táctica necesaria para crecer, una ventana abierta por la que entró la defensa zonal y en línea como gran avance (resumiendo mucho). 
 
A todo esto se suma que el físico (gran elemento diferenciador del fútbol alemán y del que ahora se hablará mucho) nunca lo han perdido, que la intensidad (la base de todo en el deporte agonístico) se mantiene y que ahora, gracias a las fuertes inversiones en categorías inferiores, también tienen la calidad que escaseó en el período entre siglos. 
 
 
 
-------------------------
 
 
 
http://www.youtube.com/watch?v=vNy2KKj_Y9E
 
 

-------------------------

 
 
 
Porque quizá las grandes generaciones de futbolistas no son fruto de la casualidad, en Alemania, en la última década, se ha producido un aumento de inversión en cantera de 48 a 70 millones de euros anuales, algo que ayuda a explicar lo sucedido.
 
Como ayuda a explicarlo las decisiones tomadas para proteger y cuidar su fútbol. Un equipo con deudas no puede participar en ninguna competición. O que como mínimo el 51% de las acciones de un club deban pertenecer a los socios. 
 
O que sea la liga con menos diferencia entre primero y último en el reparto del dinero de la televisión. O que los precios de las entradas permitan a los alemanes de cualquier clase social acudir al fútbol.
 
En resumen: que ahora se han superado en lo táctico (por lo visto esta semana), nos seguirán superando en lo físico, nos han igualado en calidad y nos pueden complicar en todo lo demás. 
 
El meollo de esta superioridad alemana en lo futbolístico viene del mediocampo hacia adelante. Han elegido como prioritario un doble pivote dotado de una gran elasticidad. 
 
Juegan escalonados y no en línea, bajando uno de ellos a recibir desde la defensa e incorporándose el otro a colaborar mucho más con los atacantes.  Es impresionante la evolución que han experimentado en este sentido.
 
Y ni que hablar aquellos que tienen que imponer la inventiva. Hablamos de los Reus, Göetze, Ozil, Gundogan. Los alemanes 'panzerahora le adosaron técnica. Sin dudas, un hueso duro de roer. Pregunte por España para ver que piensan de ellos por estas horas...
Opine Ir a Urgente24
  Compartir Urgente24 twitter facebook
Por consultas, sugerencias o inconvenientes técnicos haga click aquí
Si desea modificar los temas de las Alertas que recibes, haga click aquí
Este mensaje y la lista de suscriptores a quienes es enviado cumple con lo establecido en la la Ley Nº 25.326 Art. 27 Inc. 3 (Ley de "Habeas Data") de la República Argentina.
Copyright 2010 Urgente 24 | Todos los derechos reservados.

No hay comentarios: