viernes, 29 de marzo de 2013

"Cristianos y musulmanes, un signo de esperanza"

 
 
Urgente24.com  |29/03/2013 Compartir Urgente24 twitter facebook rss urgente24.com google plus
 
 
 
Alerta | PANORAMA
Opine Ir a Urgente24

"Cristianos y musulmanes, un signo de esperanza"

El Papa se postró por tierra los primeros minutos de la ceremonia del Viernes Santo en la basílica de San Pedro, la única en la que el Papa no predica sino que adora en silencio la Cruz y escucha la homilía del predicador de la Casa Pontifica. Francisco comenzó a levantarse con dificultad, y fue ayudado por 2 ceremonieros. "Dios no condena, sólo ama y salva", ha asegurado Francisco a los miles de personas que han acudido a su primer Via Crucis en el Coliseo de Roma.

El Papa puso como ejemplo el testimonio de la convivencia entre los cristianos y los musulmanes del Líbano, un "signo de esperanza", que se puede apreciar el el viaje que hizo Benedicto XVI al país en 2012, durante el que nació la idea de confiar a los jóvenes libaneses, la redacción de las meditaciones para el Viernes Santo.

 

“La convivencia entre cristianos y musulmanes es signo de esperanza”. Dios no permanece “en silencio” ante el mal, pues respondió con la Cruz, que quiere decir “misericordia, amor y perdón. Los cristianos también están llamados a responder al mal con el bien”, fue la reflexión del papa Francisco en su primer Vía Crucis como Pontífice en el Coliseo de Roma. 
 
Su comentario surgió al escuchar las meditaciones que preparó un grupo de jóvenes libaneses bajo la dirección del patriarca maronita Boutros Raï. El Papa puso como ejemplo el testimonio de la convivencia entre los cristianos y los musulmanes del Líbano, un “signo de esperanza”, que se puede apreciar el el viaje que hizo Benedicto XVI al país en 2012, durante el que nació la idea de confiar a los jóvenes libaneses, la redacción de las meditaciones para el Viernes Santo.
 
“En esta noche debe permanecer una sola palabra, que es la Cruz misma -afirmó Francisco en un Coliseo iluminado por antorchas-. La Cruz de Jesús es la Palabra con la que Dios responidió al mal del mundo. A veces, parecería que Dios no responde al mal, que permanece en silencio. En realidad, Dios ha hablado, ha respondido, y su respuesta es la Cruz de Cristo: una Palabra que es amor, misericordia, perdón”. Pero también un juicio: “Dios nos juzga amándonos. Si acojo su amor, estoy salvado; si lo rechazo, condenado, no por Él, sino por mí mismo, porque Dios no condena. Él solo ama y salva”. La palabra de la Cruz, indicó Bergoglio, también es “la respuesta de los cristianos al mal que continúa actuando en nosotros y alrededor de nosotros”.
 
El Papa, de 76 años y a quien le falta un pulmón, no cargó con la cruz. Esa tarea recayó en el vicario de Roma, Agostino Vallini; en dos familias (una italiana y otra india), en un discapacitado acompañado de voluntarios de la asociación Unitalsi, en dos seminaristas chinos, en dos monjes franciscanos de Tierra Santa, en dos religiosas nigerianas y dos libanesas y dos jóvenes brasileños (país que acogerá en julio las Jornadas Mundiales de la Juventud). Pero previamente, en la celebración de la Pasión de Cristo, Francisco se extendió sobre el suelo de la Basílica de San Pedro para adorar a la cruz, como ya hiciera Benedicto XVI en los primeros años de su pontificado.
 
Al concluir el Via Crucis, y antes de dar su bendición a los asistentes, el Papa ha pronunciado un breve discurso. "No quiero añadir muchas palabras. En esta noche debe permanecer sólo una palabra, que es la cruz misma", comenzó diciendo Francisco. 
 
"La cruz de Jesús es la palabra con la que Dios ha respondido al mal del mundo. A veces nos parece que Dios no responde al mal, que permanece en silencio. En realidad Dios ha hablado, ha respondido, y su respuesta es la cruz de Cristo: una palabra que es amor, misericordia, perdón. Y también juicio: Dios nos juzga amándonos. Si acojo su amor estoy salvado, si lo rechazo me condeno, no por él, sino por mí mismo, porque Dios no condena, Él sólo ama y salva", aseguró.
 
El Papa ha destacado que la palabra de la cruz es también la respuesta de los cristianos deben dar al mal que ven a su alrededor. "Los cristianos deben responder al mal con el bien, tomando sobre sí la cruz, como Jesús", ha subrayado el Papa. Posteriormente Franciso ha impartido la bendición a los presentes. A pesar de la solemnidad de la ocasión cientos de personas han vitoreado al Papa al grito de "¡Viva Franciso!".
 
Las meditaciones que han acompañado este primer Via Crucis del Papa han corrido a cargo de un grupo de jóvenes libaneses, a quien Benedicto XVI les encargó que las escribieran durante su viaje en septriembre al Líbano. "Les agradecemos de corazón este servicio y sobre todo el testimonio que nos dan. Lo hemos visto cuando el papa Benedicto fue al Líbano: hemos visto la belleza y la fuerza de la comunión de los cristianos de aquella Tierra y de la amistad de tantos hermanos musulmanes y muchos otros. Ha sido un signo para Oriente Medio y para el mundo entero: un signo de esperanza", ha concluido Francisco.
 
En la liturgia del Viernes Santo, la adoración del Crucifijo fue ante un altar desnudo, completamente desprovisto de ornamentos. El Papa bajó de su sitial, en uno de los lados de la basílica, se quitó la casulla roja y se dirigió hacia la Cruz vestido con una sencilla alba blanca y una estola.
 
La homilía, a cargo del padre capuchino Raniero Cantalamessa, predicador de la Casa Pontificia, se centró en la Redención en la Cruz, que se rememoraba en la ceremonia más sobria de todo el Año Litúrgico. La colecta de la misa se destinará, como cada Viernes Santo, a los cristianos de Tierra Santa, que atraviesan una situación de gran dificultad, pues la mayoría son palestinos en los territorios ocupados o árabes en países en guerra como Siria o en tensión como el Líbano.
 
Las novedades al estilo de Francisco son la simplificación de la misa de la Vigilia Pascual, el sábado por la noche (acortando las lecturas y otros pasajes de modo que dure menos de las casi 3 horas habituales), en la que bautizará a cuatro adultos, y de la misa del Domingo de Pascua, que concluirá, a mediodía, con la bendición "Urbi et Orbi".
 
El Papa bautizará a cuatro adultos: un albanés de 30 años, un italiano de 23, un ruso de 30, y un muchacho norteamericano de origen vietnamita de 17 años de edad. Justo después del bautismo, el Santo Padre les administrará la confirmación y, poco después, la primera comunión.
Opine Ir a Urgente24
  Compartir Urgente24 twitter facebook rss urgente24.com google plus
Por consultas, sugerencias o inconvenientes técnicos haga click aquí
Si desea modificar los temas de las Alertas que recibes, haga click aquí
Recuerde que cuando lo desee puede cancelar o suspender su suscripción a esta alerta.
Este mensaje y la lista de suscriptores a quienes es enviado cumple con lo establecido en la la Ley Nº 25.326 Art. 27 Inc. 3 (Ley de "Habeas Data") de la República Argentina.
Copyright 2010 Urgente 24 | Todos los derechos reservados.

No hay comentarios: