martes, 8 de diciembre de 2015

1er. debate en la campaña española, sin vencedor

 
 
Urgente24.com  |8/12/2015 Compartir Urgente24 twitter facebook rss urgente24.com google plus
 
 
 
Alerta | GLOBAL
Opine | Enviar a un amigo Ir a Urgente24

1er. debate en la campaña española, sin vencedor

El debate más esperado, el que reunía a los candidatos a La Moncloa de PSOE, Pedro Sánchez; de Ciudadanos, Albert Rivera; y de Podemos, Pablo Iglesias, y la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, se desarrolló con normalidad y sin grandes sobresaltos en el espectacular plató que Atresmedia, que lo organizaba, dispuso para ellos. El primer debate entre 4 de la historia de la democracia española se saldó con críticas a la gestión del Gobierno, cuya actuación fue defendida por la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría ante la ausencia del presidente Mariano Rajoy, y distintos ataques cruzados en un intento de los candidatos por captar votos en el entorno ideológico de sus rivales.

Pedro Sánchez, Pablo Iglesias, Albert Rivera y Soraya Sáenz de Santamaría.

 
"Se enfrentaron 3 candidatos a la Presidencia del Gobierno: 
 
> Pedro Sánchez, incapaz de convencer desde el principio, 
 
> Pablo Iglesias -el único en vaqueros y sin corbata- y 
 
> Albert Rivera, más nervioso de lo habitual y consultando los papeles en más de una ocasión. 
 
A la derecha del plató, Soraya Sáenz de Santamaría, cuarta contrincante y número dos de Mariano Rajoy, que vio el debate desde Doñana rodeado de su familia. (...)".
 
Así lo vió Rubén Arranz en la web española Voz Populi: "Mariano Rajoy encendió la televisión este lunes desde su retiro en la finca de Las Marismillas, en Doñana, y vio a su lugarteniente ágil al esquivar los ataques sobre los casos de corrupción de su partido, comedida al hablar de economía y firme al referirse a Cataluña. Soraya demostró en el debate de Atresmedia ser una gregaria eficiente ante un Albert Rivera despistado y unos Pedro Sánchez y Pablo Iglesias que se quemaron en las primeras rampas de cada puerto. Jugó a la italiana, es decir, encerrada en su área y confiando en el contragolpe. No se puede decir que haya movilizado a las masas de indecisos, pues tiró en exceso de pegagogía y de discurso ejemplarizante en momentos que requerían claramente una ofensiva. Pero supo sobre ponerse a la minoría a la que le habían relegado los dos candidatos de la new wave política y un PSOE que, como dice Pablo Iglesias, arrastra una falta de credibilidad derivada del amplio espacio que dista entre lo que promete en campaña y lo que hace cuando ocupa la Moncloa. (...)".
 
La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaríam muy curtida en ruedas de prensa, comenzó su discurso final con la palabra "España": "España está en juego", dijo, para apelar a continuación a la fortaleza a la unidad y al coraje de los españoles. Y en su último minuto también mencionó palabras como "igualdad", "ley", "empleo", "pensiones", "jóvenes" y "futuro". Del Partido Popular argumentó que tiene "proyecto, equipo y experiencia" y habló de devolver el esfuerzo a los ciudadanos. Aunque no mención de manera expresa el término "recuperación", sí que recordó que "hemos hecho lo más difícil en el momento más complicado". 
 
Los tres candidatos, Pedro Sánchez del PSOE, Pablo Iglesias de Podemos y Albert Rivera de Ciudadanos, concentraron los mayores ataques al Ejecutivo cuando se abordó el tema de la corrupción, mientras que Iglesias y Rivera defendieron la oportunidad de aparcar a la "vieja política".
 
Como en todos los debates, los nervios estuvieron presentes en los candidatos, desde el inquieto Rivera hasta la muy escasa pericia de Pablo Iglesias para nombrar a Price Water House Coopers, una de las consultoras más importantes del mundo a la que llamó "House Water". También hablaron de temas espinosos, como la corrupción, donde Iglesias fue muy duro con Soraya Sáenz de Santamaría, representante del Gobierno en el debate. 
 
"Luis, se fuerte; Luis, se fuerte", dijo Iglesias refiriéndose al muy conocido SMS que Rajoy mandó a Bárcenas. No tardó en contestar Soraya, con el tono de voz subido y en una apelación directa a uno de los fundadores de Podemos: "Paga, Monedero; paga".
 
En más de dos horas de debate sin corsés de tiempo ni preguntas pactadas de antemano en Atresmedia, los tres candidatos y Santamaría trataron de convencer a una elevada tasa de indecisos, en cuyas manos está el resultado de las elecciones más reñidas de la historia de España el próximo 20 de diciembre.
 
Las encuestas online de lectores de distintos diarios online daban como vencedor a Iglesias o a Saenz de Santamaría, aunque en la prensa escrita primaba la diversidad de opiniones.
 
"No hubo un vencedor claro y en algunos momentos dio la sensación de que los cuatro partidos repetían la lección memorizada con sus asesores", dijo el diario El Mundo en un editorial donde destacaba la pujanza de las nuevas fuerzas políticas.
 
Los sondeos prevén que Ciudadanos y Podemos, que han emergido en el último año con un discurso de regeneración y contra la desigualdad, serán claves para apoyar gobiernos de PP o PSOE y hay algunos que incluso sitúan al primero como segunda fuerza política del país.
 
Precisamente el azar hizo que el líder de Podemos tuviera la oportunidad de poner punto y final al debate. Su mensaje fue muy directo, pero se dividió en dos partes: primero la indignación y después la sonrisa. Durante los primeros treinta segundos pidió a los electores que no olviden a la hora de votar casos como el de "las tarjetas black, la trama Púnica, la trama Gürtel, el SMS de Rajoy a Bárcenas, los ERE de Andalucía, las preferentes, los desahucios, las listas de espera en Sanidad, los recortes en Educación, la modificación del artículo 135 de la Constitución o la Reforma Laboral". Pero, a continuación, Pablo Iglesias pidió sonreír. Sonreír "al 15-M, a las plazas, a Ada Colau, a los trabajadores autónomos, a los pequeños empresarios, a los que se levantan a las 6 de la mañana, a las madres y a los abuelos".  Y con el puño en el pecho, como cierre del debate, terminó aludiendo al lema más repetido por su partido; sonr� �an, que "sí se puede".
 
Pero Podemos estaba golpeado por el revés de los bolivarianos en Venezuela, a quienes les ha brindado asesoría rentada. Una vez conocidos los resultados de las elecciones parlamentarias del país latinoamericano, ninguno de los actuales líderes del partido opinó desde sus cuentas oficiales en redes sociales en torno a la contundente victoria de la oposición que ha supuesto un revés para el chavismo reinante durante 17 años. 
 
"En los últimos meses Podemos está tratando de suavizar su mensaje tradicional de extrema izquierda. Durante mucho tiempo sus dirigentes han apoyado públicamente al régimen chavista, lo que no les ha beneficiado mucho de cara a la opinión pública española", considera Daniel Ureña, socio-director general de MAS Consulting Group. "Las coincidencias ideológicas son muy claras, por lo que es de esperar que esta gran derrota del chavismo también le pase factura a Podemos. Es cuestión de tiempo, que otros partidos lo introduzcan de nuevo en sus ataques", añade.
 
Pese a la insistencia de los moderadores, y ante las perspectivas de una victoria por la mínima en las encuestas, sólo la representante del Partido Popular dejó claro que únicamente tratarán de formar gobierno si son la lista más votada, mientras el resto no entró en posible pactos postelectorales.
 
Ante un voto muy fragmentado, la gobernabilidad de España después de la cita del 20 de diciembre pasará por acuerdos bien puntuales bien de legislatura entre dos o más grupos.
Opine en la Web Ir a Urgente24
  Compartir Urgente24 twitter facebook rss urgente24.com google plus
Enviar mi opinion por email | Consultas y contacto aquí
Modificar mis datos aquí | Cancelar suscripción a esta alerta. | Baja Definitiva
Este mensaje y la lista de suscriptores a quienes es enviado cumple con lo establecido en la la Ley Nº 25.326 Art. 27 Inc. 3 (Ley de "Habeas Data") de la República Argentina.
Copyright 2013 Urgente 24 | Todos los derechos reservados.